sábado, 14 de junio de 2008

Seguro de accidente

Qué suerte tengo, jo si no fuera la persona más positiva que conozco, ya me hubiera ahorcado en un pino. Me he cortado un dedo del pie, de la manera más tonta posible: se me cayó un cenicero de canto, seccionando de cuajo la segunda falange de mi pie derecho. No podia ser del izquierdo porque es el que tengo más torpe. Para colmo, no fumo por lo que lo del cenicero me puso de más mala leche. La sangre escandalosa ella, me hizo marearme hasta el extremo de vomitar, y mi marido no dejaba de repetirme: ¡vamos al médico a que te pongan puntos¡...Dios mio puntos. He parido a dolor en las más estrañas circunstancias sin quejarme siquiera, me han puesto puntos en la zona más sensible de la mujer ¡sin anestesia¡, y he sufrido los envistes de mi hijo pequeño sin cortarme las venas de milagro, pero un corte en mi dedito indefenso ¡no podia soportarlo¡. Pero éso no es lo peor, me he llevado 9 años pagando un seguro de accidente y no me he doblado ni una muñeca, y a los pocos meses de borrarme porque no le encontraba sentido, voy y me corto un dedo del pie...¿AL MEDICO? y una porra, ¡ésto me lo curo yo en casa¡...

0 comentarios: